Archivo de la categoría: E……Artículos

Escritos sobre temas variados

E – 35

¡Cómo se han vuelto los catálogos de Ikea! Es imposible diferenciar un artículo del otro.

Hasta no hace mucho, en cuando te llegaba, lo abrías y ya te estaba esperando ese pedazo de mueble, justo el que tú querías ver, hermoso y puro, sin nada más alrededor, para que lo vieses bien visto y te recreases con parsimonia  imaginando dónde lo ibas a poner y lo bien que iba a quedar. En cambio…

…en las fotos de los catálogos actuales, se ve todo abigarrado, amontonado, embutido, un tótum revolútum; debajo de ese libro está el plaid Duvträd, y abajo otro trapo, y un juguete, y dos cojines, y más abajo una manta Ormhassel, que menudo armatoste… y más abajo, muy abajo, por fin, puedes vislumbrar el sofá que te interesa y del que no puedes ver ni las patas, ya que en el suelo también está la alfombra, con un reposapiés y dos jarapas que te lo tapan todo. ¡Cuánto chisme!

Si se trata de habitaciones, sobre todo infantiles, o cocinas, el tema ya se torna realmente enfermizo. Te desquicia ese sinsentido de trastos y trastitos, un desfile de objetos, juguetes, trapos, cortinas, macetitas, tarritos, cachivaches…Una cocina tan llena de cosas en la que tienes la mala suerte de sufrir una caída o un resbalón, y te dan el siniestro total, todo por no dejar una miaja de espacio libre para caerse como está mandado.

Decorar no es abigarrar, ni atestar, ni amontonar, y menos cuando de lo que se trata es de habilitar un set para fotografiarlo. Una compañía en la que tanto se ha aplicado aquella famosa frase de Van der Rohe, “menos es más”, pero que ahora parece estar aplicando el “más y más aunque reviente”

…Y niños…muchos niños y niñas, muchísimos…en el catálogo y en las tiendas.      “Tu tienda Ikea”, ese lugar donde los padres sueltan a sus hijos, los abandonan a su merced y no los vuelven a ver hasta la hora de las albóndigas.

Las pequeñas fieras, sabiéndose libres, ocupan cada rincón, reptan por los suelos, se introducen en los roperos, se tumban en todos y cada uno de los colchones y sofases, emergen desde debajo de mesas y escritorios, se quedan encerrados y lloran, porque no pueden salir del mueble de almacenaje Olofstorp, por decir uno…porque no sé si sabéis que, desde que existe Ikea, no guardamos los trastos, sino que los almacenamos, no nos tumbamos en el sofá, sino que nos relajamos y descansamos,  y no tiramos la basura, sino que solucionamos nuestra planificación residual.

ikealokoo

Anuncios

E – 34 Altres vacances

mesamu01

Eixe día tocava fer la bugada i al mas no era tan fácil com a València… gens fácil. Però era divertit. I en vacances…no hi havía més remei.

Ma mare i les meues ties arramblaven amb tots els llençols i més roba i la ficaven dins les safes, i així baixàvem tot el camí al barranc. Mon germà i jo anàvem darrere “fent el indio”.

Quan jo arrivaba, les dones ja havien tret dos o tres poals d’aigua de l’aljub i ja estaven al safareig baix l’ avellaner; un safareig menudet, fet amb una pila de pedres i, dalt de totes, una llosa plana de gres roig. A mí em feia com que era dels Picapiedra…Tot seguit, treien el sabó, el “Bilore” aquell, i mamprenien la feina.

Mon germà i jo s’ho passàvem alçant totes les pedres que podíem…no deixàvem cap…era divertit perque baix de cadascuna hi havia un bitxet diferent.

Hi havia vegades que em quedava a lo meu…mirant les abelles en les flors de baladre o també les canyes; m’agradava veure-les menejar-se i ballar amb el cel blau darrere. Tancava els ulls i sentia el so de l’aire al que no estava acostumat, i la olor dels pins, amb eixa caloreta del sol en la cara…i a sovint un grapat de pardalets que piulàven.

De sobte, una olor agradable a roba neta i detergent em despertava del meu somni amb ulls oberts…girava el cap i allà eren les dones i més allà encara, en el bancal de dalt, mon germà revolicant algo en terra.

Ma mare i les meues ties reien. Alguna d’elles hauria dit qualsevol barbaritat. Treballaven, es llevaven el monyo de la cara amb el braç, es tiraven aigua i tornaven a riure. Es menejaven garboses i lleugeres. Eren joves i plenes de vida.

Vaig mirar cap al mas, i vaig veure que l’agüela, tota de negre i amb el seu sombrer de masovera, (eixe no el toques que és de l’agüela) em feia senyals per que pujàrem. La seua figura fosca i prima em donava un poquet de por mirant-la des de allà baix…però la pobra havia parat taula ja feia un quart d’hora…

La mare i les ties agarraren els trastos, i anàrem tots cap amunt. Jo anava darrere…buscant caragols per les voretes del camí…peró no hi havia cap, i tot el que topetava, eren closques buides!

Ese día tocaba hacer la colada y en la masía no era tan fácil como en Valencia…Nada fácil. ¡Pero era divertido! Y en vacaciones, no había más remedio.

Mi madre y mis tías arramblaban con todas las sábanas y más ropa y la colocaban dentro de las palanganas, y así bajábamos todo el camino al barranco. Mi hermano y yo íbamos detrás “haciendo el indio”.

Cuando yo llegaba, las mujeres ya habían sacado dos o tres cubos de agua de la aljibe y ya estaban en el lavadero bajo el avellano; un lavadero pequeñito, hecho con una pila de piedras y, encima de todas, una losa plana de rodeno. A mí me perecía que era como de los Picapiedra…Enseguida, sacaban el jabón, el “Bilore” aquel, y comenzaban la tarea.

Mi hermano y yo nos la pasábamos levantando todas las piedras que podíamos…no dejábamos ni una, era divertido porque debajo de cada una había un bichito diferente.

Había veces que me quedaba a lo mío…mirando las abejas en las flores de adelfa o también las cañas; me gustaba verlas moverse y bailar con el cielo azul de fondo. Cerraba los ojos y oía el sonido del aire al que no estaba acostumbrado, y el olor de los pinos, con ese calorcito del sol en la cara…y a menudo, un grupo de pajaritos que piaban.

De repente, un olor agradable a ropa limpia y detergente me despertaba de mi sueño despierto…volvía la cabeza y allí estaban las mujeres y más allá, en el bancal de arriba, mi hermano revolviendo algo en la tierra.

Mi madre y mis tías se reían. Alguna de ellas habría dicho cualquier barbaridad. Trabajaban, se apartaban el pelo de la cara con el brazo, se tiraban agua y volvían a reír. Se movían garbosas y ligeras. Eran jóvenes y llenas de vida.

Miré hacia la masía y allí vi a la agüela, toda de negro con su sombrero de masera (ése no lo toques que es la la agüela) que me hacía señales para que subiéramos. Su figura oscura y delgada me daba un poco de miedo desde allí abajo. Pero la pobre había puesto la mesa hacía ya un cuarto de hora.

Mi madre y mis tías cogieron los trastos, y fuimos todos hacia arriba. Yo caminaba detrás, buscando caracoles por las orillitas del camino…pero no había ninguno, y todo lo que me encontraba, eran conchas vacías

E – 33 “TOP 3”

Hoy toca un poquito de autobombo, jiji.
Cuando subí estos videos a Youtube, nunca pensé que pudiesen llegar a tener tantas visitas (bueno, jeje,…para mí son muchas).  Pensé que sólo eran especiales para mí y pocos más, en lo que se refiere a temas difíciles de encontrar (hard to find’s) o simplemente porque sí.

Es curioso como gente de lugares remotisisisimos los encuentra , además son vídeos en los que ni molesto ni me meto con nadie.
Con el paso del tiempo, estos tres concretamente, han ido llegando casi a 200.000 visitas, y oye, quieras que no, da alegría y hace ilusión! Así que gracias a la gente que los ha visto!

195.000 visitas

176.000 visitas

150.000 visitas

Saludos y gracias a tod@s!

E -32 Ay, mi perro!

ppiippii

Cómo disfruto cada tarde dando vueltas por ahí con mi perrito! Me gusta verlo correr y soltar sus meadas en todas las esquinitas en que le place.

¿Qué huele? Pues que huela…ya lloverá; ¿Qué alguien se infecta?…ya se curará, hoy en día hay unos antibióticos efectivísimos, sobre todo para los niños, que son los que más riesgo tienen en el caaaaso remooooto de que jugasen en la calle o los parques; ¿qué está todo sucio y chorretoso?, pues oye…que baldee el ayuntamiento como hacía hace unos años y ya dejó de hacer…

 Muchos me dicen qué es lo que ocurriría si ellos o ellas measen en la calle…¿Os imagináis qué ocurrencia? Es que me mondo…Pues la policía los detendría y los mismos vecinos los increparían, como es natural y legal. Pero a los perros no, no, no, nunca! Ellos pueden mear y cagar dónde quieran, como se ha hecho toda la vida; esquinas, farolas, señales, postes, bordillos…todo es bueno para su pipí.

 Según la estadística, hay unos 5 millones de familias en España con perro* …claro, esto se comprende al pensar en los casoplones con terrenazo en que vivimos todos, porque aquí, en pisos de viviendas, no vive casi nadie, ¿no?

Además…no me negaréis que da cierta alegría ir paseando e ir viendo perros…mira, este es de tal raza, aquel de la otra….y qué pelazo…y quedar atrapado en una correa de estas de tipo yoyó…entre el perro, un coche y el charco de la meada…o andar sorteando mierdas, organizarlas en tu mente por texturas, colores…Oh, que placer!

 El que no tiene un perro es porque no quiere, total, por unos 240€ al año**  si todo va bien y no surge nada extra y varios kilos de pienso, ya podemos pertenecer al maravilloso mundo de tengo-perro-porque-sí, y ya podemos unirnos a la gran masa que los saca a paseo, les permite ensuciar los espacios de los demás, y les consiente, a veces, ladrar hasta la extenuación, sea la hora que sea, y sin piedad.

Pd. Espero que nadie se ofenda, no lo escribí para eso. Sí lo hice para resaltar una evidencia: la suciedad por las orinas. Las ciudades no son cloacas para gente egoísta.. Me encanta y apoyo a las personas que tienen perros o cualquier animal, y se molestan o aprenden a cuidarlos y educarlos, y los que me conocéis de verdad, lo sabéis.
Fuentes:  *ANFAAC ,  **COLVEMA

E – 31- Preguntas desde el más acá

Preguntas desde el más acá

 ¿Por qué al cocer coliflor la casa huele que apetufa? Pueden decirme que, realmente, la col en sí, ya huele a pedo, cuánto ni más al cocerla…Pero aún así, esta es sólo una representación de la multitud de preguntas que no tienen respuesta…No hace falta preguntarse el porqué del universo, ni de la vida y la muerte;  son las cosas sencillas las que más cuesta comprender…tiene güasa…

 ¿por qué tiene que pasar el aire que respiramos por el mismo sitio que la comida que tragamos?, vamos a ver! En las horas punta se pone la faringe con unas congestiones de tráfico, que dan miedo, y venga a tragar comida, y aire…todo a una Fuenteovejuna…con los consiguientes ahogos y respectivos sustos. Estamos mal diseñados…

 ¿por qué todos y cada uno de mis vecinos bajan, suben y pisan la escalera cuándo la estoy limpiando?  Estoy seguro que en la feria de Sevilla no hay tanto trajín como en mi escalera cuando la limpio…carritos…basuras…visitas, gente que viene con barro en los pies, a saber de dónde, porque aquí llover llueve poco; otro que viene de pescar, ya ves tú que ocurrencia, de pescar!! cuando hoy por hoy en el súper hasta te limpian y filetean el pescado…otra que se ha hecho un corte y va dejando en cada escalón su gotita sanguínea…¿es que se tiene que cortar en la calle?…cuando toda la vida se ha cortado uno en casa, con un cuchillo, con un vidrio, o simplemente haciendo el indio…

No lo entiendo…no hay respuesta…

 Otra cosa que tampoco entiendo, es cómo nos levantamos tan deprisa cuando nos caemos en la calle. Hace poco, me caí un porrazo de lo más tonto; llevaba una maceta en las manos, y del golpe, llegó la tierra a Sebastopol.  Eso sí, me levanté tan deprisa para que nadie me viese, que luego no me acordaba de si me había caído o no… que bache tuve! Menos mal que la maceta medio vacía me hizo recordar que el trompazo había sido considerable.

Tampoco tengo respuesta para la caza de los mosquitos. Cuando estoy lúcido y espabilado como una ardilla común, jamás le acierto al mosquito con el zapatillazo; en cambio, cuando me despierta su ruido vibrante en mitad de la noche, y me levanto a matarlo entre ensoñaciones, le acierto siempre…y lo dejo fulminado…aunque probablemente sea porque sólo llevo un ojo abierto…
¡qué cosas!

E 30 La tía Aurorín

joyamyrurgiaaLa tía Aurorín tenía muchísimo carácter…tanto, que aún no sé cómo le cabía en aquel cuerpo diminuto  que tenía. Cada sábado, bien temprano, llegaba a nuestra casa con todos los caballos de su 600, impecable y siempre puesto a punto, de señora mayor. Desde la cama, bien calentitos, oíamos el golpetazo que le propinaba a la puerta del coche para que quedase bien cerrada, y casi al mismo tiempo, comenzaba a atravesar el ventanal, hasta nuestras naricillas, una nube aromática de su perfume Joya de Myrurgia…todo un empacho nasal para esas horas tempranas del sábado, y que nunca sabías definir con exactitud si olía bien o mal.

Acto seguido, se escuchaban sus taconcillos, que la llevaban hacia la cocina. Allí, mi madre, que, sin saber porqué, perdía toda la autoridad en la casa mientras la tía Aurorín la habitaba,  ya le había preparado su café con leche. Nos daba risa, porque le daba vueltas al café con tanta energía y frenesí, que aquello parecían las campanas de El Escorial.

Luego, comenzaba la ronda por las habitaciones…yo creo que en otra vida la tía Aurorín había sido teniente o coronel del ejército; tenía trabajo para todos, y lo repartía que era un primor. Los sábados por la mañana, son para hacer el ganso, relajarse, oír música, hacer planes para la tarde, o no hacer nada…Con ella no se podía…¡nos hacía hacer hasta el pan! Siempre decía que mi madre era una blanda, y mi padre un consentidor, que lo que nos hacía falta era alguien que nos llevara rectos…¡qué mala!

Ese día, cocinaba ella, y la verdad que lo hacía todo bien rico…aunque necesitaba por lo menos cuatro pinches de cocina…jajaja! Y así seguía el activísimo sábado, hasta que más tarde, nos hacía su aportación a la huchas y desaparecía en su 600 hasta el sábado siguiente.

Ahora somos nosotros los que venimos a verla a la residencia. La pobrecilla, ni nos reconoce; nos mira, nos ve…pero no sabe quiénes somos. Aún la dejan llevar sus taconcillos. Con el tiempo, hemos comprendido que no podía dejar de vernos un solo sábado, porque no tenía a nadie más, y nadie le guarda ningún rencor. Al contrario…ella nos enseñó a hacer un montón de cosas y, sobre todo, a huir de la pereza.

Y qué impotencia ver el envoltorio de un ser querido, y darse cuenta de que él no está dentro de ese envoltorio, sino muy, muy lejos…

E-29 Comentar vuestro blog es difícil!!

Q tal?

Hubo mun tiempo en que dejar comentarios en vuestro blog era fácil y rápido, Pero poco tiempo atrás…la cosa cambió. Si no tenemos el mismo tipo de blog (yo tengo éste de WordPress, pero la mayoría usáis Google), me cuesta un buen rato dejaros un simple comentario en vuestro blog, y me da mucha rabia. Me piden el nombre, que copie una palabra-antirobots rarísima que la mayoría de veces no acierto a escribir ni a la de tres (ni 4, ni 5…), ahora también han puesto un número super-mega-borroso….Yo entiendo que es por seguridad, pero se me hace angustioso dejar comentarios.
Normalmente entro el mismo rato a todos los blogs de todos los amigos, pero creo que ahora me los voy a repartir…un par de blogs al día…vaya rollo hay que hacer para dejar un comentario!
Por cierto, voy a revisar a ver en el mío cómo lo tengo, porque estoy hablando, e igual yo lo tengo puesto de forma similar…Voy a ver si puedo hacer el mundo más fácil, que ya está bastante complicadito…

Abrazos a tod@s!!