E-16- Tranvías de Bratislava – Relato corto

Pregunté y pregunté, aunque nadie me hacía caso ni me entendía…Pero daba lo mismo. Aquello era todo tan bonito, tan europeo y soviético al mismo tiempo, tan lleno de flores…. Estaba perdido como un pollo de corral en una granja avícola, pero no me importaba…
-¿Pero dónde va usted? – Supuse que me decía aquel señor que llevaba un gorro como de ruso y hablaba al revés y para adentro a la vez.
No supe qué contestarle…cualquiera se creía lo que me estaba pasando, y menos aún explicado en eslovaco… A ver con qué cara le decía yo que me había subido al autobús de Barxeta y al pasar por La Cogullà  me había dado como un vahído del calorazo, y de súbito me encontraba en un tranvía dando vueltas por una Bratislava gélida y llena de tejados nevados…
-Esta línea acaba en Dubravka, y no va más allá – Insistía el señor del gorro ruso, señalando el cartel luminoso que indicaba las paradas dentro del tranvía.
No sé por qué había tenido que preguntarle nada…en ese momento me venía fatal que el señor me estuviese molestando, porque andaba yo muy entretenido limpiando el vaho de la ventanilla para poder ver bien a una chica a la que se le había partido un tacón cruzando un paso de cebra…hay que ver qué taconazos llevan las Eslovacas! Y eso que son unas tiarronas bien altas…Y que escotazos!
El tranvía cacharreaba por la vía a orillas del Danubio, con ese traqueteo sensual que te va induciendo al sueño…si no hubiera sido por el viento fresco que entraba por las rendijas del vagón, y que me dejaba los muslos ultracongelados, aún estoy allí durmiendo…
Finalmente el señor se debió agotar de darme explicaciones inútiles, y se bajó en la siguiente parada, donde le esperaba una anciana viejísima con aires de momia y cara de cosmonauta, y que llevaba un abrigo recién llegado de la antigua Checoslovaquia…incluso diría yo que de la URSS…
Esta zona tenía menos glamour que el centro…los edificios eran cada vez más altos y más grises, y las aguas verdes del Danubio ya no se veían. Y por si fuera poco me estaba empezando a doler la muela, porque ella es así, natural e independiente,  y empieza a dolerme cuando quiere y en las situaciones más inesperadas.
Atrás quedó Bratislava…y Dubravka; y el tranvía fue tren, que flotaba enérgico sobre las vías y las granjas de paredes negras, y fue barco, y todos navegamos por el río entre montañas altísimas y grúas industriales de la edad de piedra, y fue avión, y la azafata que era guapísima y rubísima me puso delante un bocadillo de ensalada de pollo de esos que uno sólo come en los aviones y en los aeropuertos.
Yo continuaba sentado, cualquiera se levantaba con aquella danza de medios de locomoción. Me comí el bocadillo, embelesado, mirando las nubes desde arriba. Los niños de delante gritaban a su madre – ¡mira mamá, la torre Eiffel, el Big Ben, la Casa Blanca! La madre no les hacía ni caso, con la maquinita del Tetris ya tenía bastante la buena señora…
Y de pronto sentí una nostalgia rara…¿dónde quedó mi tranvía de Bratislava, aquel que me había estado paseando hacía un momento por aquellos palacios junto al Danubio?
Pues mira, sinceramente no lo sé. Sólo sé que por fin llegué a Barxeta en helicóptero, y estaba tan cansado y agotado, que en lugar de ponerme a trabajar con la azada…me tumbé bajo el nogal, a dormir y a soñar  con los tranvías de Bratislava.

Anuncios

3 Respuestas a “E-16- Tranvías de Bratislava – Relato corto

  1. ¡Bravísimo! Lo que dan de sí los sueños con los tranvías de Bratislava…

    Gracias por tu comentario invisible, Rafa. Demasiado para mis egos revueltos…

  2. Relato mágico, foto surrealista!! me encantó!
    Rafa, no te haces una idea como extraño la huerta! estamos ansiosos y por mudarnos. Nos vamos bien cerquita de la playa a una casita antigua con un poco mas d terreno para el huerto.
    Así que espero llegar y poder plantar algún tomatín aunque sea para sacarme estas ganas de huerto que me carcome.

    besotes amigo!!

    Carola

  3. Gracias Josete, y de nada por el comentario. Te mereces eso y más, q para algo te lo has currado. Sigue así!!
    Abrazo!
    Carola muuchas gracias! ya te falta poquito, por lo q dices, de estar disfrutando de esa casa con huerta. Yo tb tengo ganas de q nos la enseñes. Y más con tus fotos, q siempre son estupendas, q arte tienes!!!
    Un abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s